Nos han robado la Puerta del Sol

Cuando uno habla de Madrid o piensa en algún sitio de la capital, la primera imagen que se le viene a la mente es la mítica Puerta del Sol. Años y años siendo punto de encuentro de desconocidos, cerrando citas, viendo como pasan los años, como cambian las modas y viviendo, de manera muy activa, la historia de nuestro país.
Pero la Puertal del Sol, con su kilómetro 0, ya no es lo que era. Los turistas llegan a Madrid buscando “Sol” como quien va a París y quiere ver la Torre Eifel o en Roma buscan la Fontana di Trevi. Pero “Sol”, como tal, ya no está…una palabra se antepone a su estación de metro creando la confusión de los que intentan llegar a este punto. La mítica estación de Madrid ha dejado de tener su nombre propio para convertirse en un apellido “Vodafone Sol”.
Y ese no es el único cambio importante que ha sufrido. Uno siempre llegaba a la Puerta del Sol buscando tres cosas: el reloj de las campanadas, el Tío Pepe y el Oso y el Madroño. 
El reloj sigue en su sitio, es practicamente imposible que lo cambien pero ya se sabe…nunca digamos nunca que no sabemos hasta donde somos capaces de llegar.
Pero…¿Y el Tío Pepe? ¿Dónde está? El icono de nuestos país junto al toro de Osborne, mítico en esta plaza de la capital, ya no está “en su sitio”. España ha perdido la batalla frente al gigante Mac y ahora, el edificio en el que reposaba desde tiempos lejanos “nuestro tío Pepe”, pasará a ser un AppleStore. Y lo que es peor, probablemente veamos como una manzana ocupa el lugar de nuestro tío con más solera.

Y para finalizar este recorrido, el Oso y el Madroño. Situado al comienzo de una de las calles más concurridas de Madrid, tampoco está en su sitio. Era bonito ir caminando y ver el Oso y el Madroño con el “reloj de la Puerta del Sol” al fondo, pero ya, tampoco está. Ahora la estatua más fotografiada de Madrid se encuentra al comienzo de la calle Alcalá, y aun que ahora el número 1 sea esta parada, con el cambio también ha perdido esencia.
Madrid…después de tantos años tengo que mirarte muchas veces para reconocerte, para recordar como eras. El Madrid castizo, el clásico que nunca cambia como muchos dicen, que no evoluciona, que se quedó anclada en el tiempo, también se mueve, para bien o para mal, pero se mueve.
Anuncios

¿Qué te ha parecido? Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s